DIY BOMBAS DE BAÑO SUPER FACILES

Facil de realizar, super divertidas para todos y con ingredientes super economicos, utilisamos los aceites escenciales que nos gustan, colores y hierbas que querramos.  Es un regalo super canchero y que le gusta a todos, vamos a ahorrar un monton ya que son carisimas y vamos a quedar super bien con poco.
INGREDIENTES
* 1 taza de bicarbonato sódico
* 1/2 taza de ácido cítrico
* 1/2 taza de maizena
*1/2 taza de sal
* 1 cucharada de aceite vegetal de preferencia (almendras, coco, oliva…)
* 1 cucharada de aceite esencial de preferencia
* 2 gotas de colorante alimentario
* 1 cucharada de agua
* 1 molde (bola de árbol de Navidad  en este caso pero sirve cualquier molde que tengas )
PASO 1: Mezcla los ingredientes húmedos y los ingredientes secos por separado. Remueve bien con unas varillas para que quede homogéneo.
PASO 2:  Une la mezcla líquida poco a poco, a medida que vas mezclando con las varillas
PASO 3: Incorpora las “sorpresas”. Pueden ser hierbas (como romero o lavanda) flores secas, té, purpurina, o incluso pequeños objetos de juguete para niños.
PASO 4: Dale forma a tu bomba de baño. Debes presionar bastante el producto contra las paredes del molde para que se asiente todo bien y no queden burbujas.
PASO 5: Deja reposar unas horas, al menos una noche, antes de desmoldar. Si queres acelerar el proceso, podes meter tu bomba de baño en el congelador durante 1 o 2 horas.
 photo bath-bomb-diy_zpsehtnom1r.gif
EL SECRETO DEL EXITO DE ESTAS BOMBAS ES APRETAR LA MASA LO MAS POSIBLE Y ESPERAR LOS TIEMPOS. Y A DISFRUTAR!!!!
Anuncios

Bundt de chocolate y Pumpkin pie (tarta de calabaza)

La receta del bundt de chocolate es de  Silvia Palma (Trotamundos), del blog Food and Cook.
Ingredientes:
– 112 gr. de mantequilla
– 205 gr. de azúcar
– 2 huevos
– 180 gr. de harina
– 8 gr. de bicarbonato
– Una pizca de sal
– 120 ml. de suero de leche (buttermilk): se consigue añadiendo una cucharada de vinagre a la leche y dejándolo reposar 10 minutos.
– 35 gr. de cacao puro en polvo. (Yo utilizo Valor)
– 80 ml. de agua
– 1 cucharadita de esencia de vainilla
Batimos la manteca con el azúcar hasta que quede suave. Añadimos los huevos uno a uno, batiendo bien después de cada adición. En un bol mezclamos la harina, la sal y el bicarbonato, y la añadimos a la mezcla en tres veces alternando con el suero de leche. Ponemos a hervir el agua y cuando llegue a ebullición, la apartamos y añadimos el cacao en polvo. Removemos hasta que se disuelva por completo. A continuación, añadimos el cacao y la esencia de vainilla a la mezlca. Engrasamos el molde (yo utilizo un spray de aceite) y lo llenamos con la mezcla, vertiendo despacio toda la masa para que no se creen burbujas de aire.
Horneamos el bundt cake sobre una rejilla  durante 30-40 minutos o hasta que al pinchar con un palillo, éste salga limpio.
Una vez hecho, lo sacamos del horno y lo dejamos dentro del molde durante 10 minutos. Pasado este tiempo, ya podemos desmoldarlo dándole la vuelta sobre una rejilla y dejarlo enfriar ahí completamente.
Para el glaseado mezclamos 150 gr. de azúcar glas con un chorrito muy pequeño de leche. Mezclamos hasta que no haya grumos. Si está demasiado espeso, añadimos más leche. Si está demasiado líquido, añadimos más azúcar. Lo ideal es que podamos pintar una línea de glaseado sobre otra y que se fundan muy lentamente (podéis ver la textura en la foto de abajo).
Con la ayuda de una cuchara, vamos colocando el glaseado por toda la parte superior del bundt cake, que podemos situar sobre una rejilla para que caiga el exceso de glaseado (en caso de que haya).
Esperamos a que el glaseado se seque por completo y ya podemos adornar nuestro bundt cake con algunos frutos rojos, como frambuesas o grosellas. Lo ideal es prepararlo el día de antes para que el sabor sea más intenso.
Esta versión clásica de la tarta de calabaza me ha enamorado por su sencillez y su fantástico sabor.
La receta de esta tarta es muy básica: simplemente lleva huevos, azúcar, calabaza, especias y normalmente leche evaporada, que es similar a la leche condensada y la podés encontrar en cualquier supermercado. Para la base comprar masa quebrada o brisa, pero siempre estará más rica si la preparás  con la receta que  dejo a continuación.
Ingredientes para la base:
– 250 gr. de harina
– 1/2 cucharadita de sal
– 1/2 cucharada de azúcar
– 170 gr. de mantequilla
– 60 ml. de agua fría
– 1 yema de huevo para pintar
Mezclamos la harina, la sal y el azúcar. Añadimos la manteca en cubos y mezclamos bien con un amasador  o con las manos hasta formar migas grandes. Añadimos 30 ml. de agua fría y amasamos. Si la masa todavía está seca, añadimos el resto. Si la masa ya está elástica, formamos una bola, la envolvemos en papel film y la refrigeramos durante al menos una hora. Pasado ese tiempo, la sacamos de la nevera, esperamos a que se atempere y estiramos la masa con un rodillo (siempre sobre una superficie enharinada), lo suficiente para cubrir nuestro molde.

Cortamos las partes de masa sobrante y formamos ondas con los dedos para decorar el borde de la tarta. A continuación, la refrigeramos durante 30 minutos. Después pintamos los bordes con la yema de huevo diluida con una cucharada de agua o leche y horneamos durante 20 minutos a 190º colocando encima un papel vegetal lleno de alubias o algo de peso para que la masa no suba. Pasado este tiempo, quitamos el peso con el papel vegetal y horneamos durante 10 minutos más.
Mientras tanto, preparamos el relleno de la tarta. Asar durante una hora la calabaza , tapándola con papel de aluminio si ves que empieza a quemarse por arriba. Es importante escurrirla una vez asada, para que suelte todo el agua que pueda tener antes de añadirla al relleno.
 
Ingredientes para el relleno:
– 2 huevos
– 185 gr. de azúcar moreno
– 400 gr. de pulpa de calabaza asada
– 340 ml. de leche evaporada
– 1 cucharada de harina de maíz (maicena)
– 1/2 cucharadita de jengibre
– 1/2 cucharadita de canela
– 1/4 cucharadita de nuez moscada
– 1/4 cucharadita de sal
Mezclamos el azúcar, la maicena, la sal, las especias, la calabaza y los huevos (previamente batidos). Añadimos la leche evaporada y mezclamos bien con el resto de ingredientes. Vertemos el relleno dentro de la base, colocamos la tarta sobre la bandeja del horno y horneamos a 190º durante unos 45 minutos o hasta que veamos que el relleno está cuajado pero el centro tiembla ligeramente al mover el molde.
Pasado este tiempo, dejamos enfriar la tarta sobre una rejilla. Cuando haya enfriado completamente, ya podremos cortarla sin problemas.
El borde de la tarta pierde un poco de forma al hornearse. Si queremos que mantenga mejor las ondas, podemos guardar la base en el congelador 30 minutos, en lugar de en la heladera, antes de hornearla.
La tarta de calabaza se sirve tradicionalmente acompañada de crema montada, que podemos presentar en el centro de la tarta o bien en cada pequeña porción que cortemos. E incluso espolvorear por encima un poco de canela en polvo.
El sabor de esta tarta resulta delicioso, no sólo por la calabaza asada, sino también por la mezcla de especias que le aportan un agradable aroma. Podés hacer tu propia combinación de especias, según lo que más te guste, y combinar la canela, el jengibre y la nuez moscada con cardamomo, clavo, vainilla o incluso pimienta de Jamaica, para darle un toque más especiado.
Éste es un postre que, quitando los tiempos de horneado, resulta muy rápido de preparar y no tiene ninguna dificultad. Además, aguanta perfectamente en la heladera 3 ó 4 días cubierto con papel film o papel de aluminio.
¡Feliz domingo!

PASCUAS DE RESURRECCION

La vida de Pi nos habla de la dificultad de vivir con la incertidumbre y por sobre todas las cosas es una fabula sobre la fe y las religiones.

Aunque este es un relato de aire oriental, el protagonista nace en una antigua colonia francesa, al sureste de la India –Pondicherry–, que ha tenido influencia del catolicismo. Esta es la religión en la que han sido educados también el director y escritor de esta historia. Ya que aunque Lee es de Taiwán, tiene una madre católica, que le llevaba a la iglesia y le hacía rezar cuatro veces al día –hasta los 14 años–, mientras que el franco-canadiense Martel asiste todavía a misa cada domingo. Su idea de Dios va, sin embargo, más allá de la religión organizada. Son personas que buscan la fe, en medio de la desilusión y la duda. FE Y RAZÓN El padre de Pi es una persona racional de mente científica, que representa la nueva India. Para él, “la religión es oscuridad”. El nombre de Pi no viene, como podríamos imaginar, del número irracional de matemáticas, sino de una piscina, donde iba su padre en Paris. Ahora es dueño de un zoo, donde su familia crece en una especie de Edén, rodeada de todo tipo de animales y un entorno paradisíaco. El chico es atormentado por sus compañeros, que hacen burlas con su nombre. Hay en él una inquietud religiosa que le lleva a conocer algunos de los 330 millones de dioses que hay en el hinduismo. “En mi infancia, los dioses eran los super-héroes”, dice. El problema es que “nadie puede conocer a Dios, si no te lo presentan”. Después de interesarse por Krishna, su hermano le desafía a beber del agua bendita de una iglesia católica, que hay sobre una montaña. “Tienes que tener mucha sed”, le dice el cura –que le trae un vaso de agua–. Es así como “conoce a Cristo, el Dios que manda a su hijo a salvar a gente normal” –cuenta Pi, citando a continuación Juan 3:16–. “Me gustaba el Hijo de Dios”, dice Pi, Aunque no entiende “¿qué clase de amor sacrifica a un inocente?”. El sonido de las palabras le introduce entonces al Islam. Le gustaría ser bautizado, pero el padre le observa que “creer en tres religiones a la vez, es no creer en nada”. La religión para él, es sin embargo como “una casa con muchas habitaciones”. En casa le dicen que “tiene que pensar racionalmente. Pi piensa, por ejemplo, que los animales tienen alma, pero su padre le enseña que no se puede fiar de ellos. Le muestra el lado salvaje de la vida, que representa Richard Parker –el tigre que recibió el nombre de su cazador, por un error de papeles–. EL MAR DE LA VIDA En Las aventuras de Arthur Gordon Pym (1838) de Edgar Allan Poe, hay un marinero que se amotina en un ballenero, antes del naufragio en una tormenta. El personaje llamado Richard Parker, sugiere un macabro juego, para que uno de los tres supervivientes sirva de alimento a los otros. Cuando la familia de Pi se hunde en un barco en el Pacífico, al emigrar a Canadá en 1977 –cuando él tiene 16 años–, sólo sobrevive él con algunos de los animales, pero entre ellos está el feroz felino que conocemos como Richard Parker. “El barco que se hunde –dice Martel– es para mí, símbolo de los accidentes que ocurren en la vida, inexplicablemente”. El adolescente tiene que pasar 227 días con este tigre. El relato se convierte así en toda una parábola sobre la supervivencia, la aceptación y la adaptación, pero también en una prueba para la realidad de su fe. No hay aquí una visión idílica de la Creación. Si esto fuera una película de Disney, el chico se haría amigo del tigre, pero este es un animal de 250 kilos con dientes afilados como cuchillas, que se hace dueño y señor del bote. “La naturaleza no es sentimental –dice Lee–, el sentimiento es algo humano”. SI PODES MIRALA, ES  UNA BUENA HISTORIA PARA REFLEXIONAR SOBRE TODO EN ESTAS PASCUAS. PARA LOS QUE FESTEJAN PASCUAS DE RESURRECION Y FELIZ PESAJ !

PIZZA DE MIJO… tan rica que si nunca la probaste esta es la ocasión.

Lo tengo que reconocer, ME GUSTA EL MIJO, en sus versiones dulces o saladas. Croquetas, budines, sopita, pizza o en donde quieras.
Va receta casi sin receta porque es a ojimetro y con todo lo que se nos ocurra. Primero hervir un manojito de mijo ( el que se compra si o si en dieteticas,  a no confundir! ), colar y cuando este tibio, condimentar a gusto, provenzal, curry, nuez moscada y/o lo que tengas a mano, como para aglutinar y dar mas sabor ponerle queso rallado del picantito y rallado grueso.  Aceitar una fuente, poner aplastadito el mijo y arriba poner unas rodajas de tomate, oregano, tiritas de jamon ( si te gusta, yo paso ), cebolla rehogada, hongos y mucho queso cremoso. Al horno y despues a disfrutar!!!

P.D. : podes rellenarla con lo que quieras ( pollo, jamon, zapallito, zanahoria o lo que encuentres en la heladera ) y queda fabulosa.

Exquisita…..

SÁBADO CON LLUVIA

Me desperté temprano ( hoy no se va a la oficina ! ) a pesar de acostarme tardísimo  por el festejo del cumpleaños de mi prima, que bien ameritaba un karaoke rabioso y una ingesta de salado, dulce, agridulce y bebidas espirituosas, que hicieron que las cuatro de la matina llegaran como llegan siempre estas horas vividas, rapidísimo y sin darte cuenta.

El despertador retumbó y no quedo otra que levantarse para realizar todo tipo de tramites que en la semana no se pueden hacer por lógicas razones, laburar de 9 a 18 tiene sus ventajas pero también sus desventajas. Y si a eso le agregamos el comienzo del ciclo lectivo de mi curso de MODISTA ll, lo único que le faltaba a este sábado era la lluvia. Lluvia que amenazo todo el día y recién ahora, por el encanto del frio-calor calor-frio, se desato fuerte y sin pausas. Estos son los momentos en que quiero MATE Y TORTAS FRITAS. Y entonces pienso… y si paso la receta, total el que este leyendo esto, puede que se le antoje hacerlas y no sabe como. A SABER….. Seguir leyendo

Cuadraditos de banana y avena

Para ser sincera, si bien esta receta es maravillosamente rica y sana, se aleja contundentemente de lo que esta declarado como ” COMA TRANQUILA QUE NO ENGORDA” porque nadie en su sano juicio puede obviar las calorias que trae, pero en fin… el Nano decia ( don Joan Manuel Serrat ) … de vez en cuando la vida …..y si es una tarde de otoño apacible y fresca, estos cuadraditos son ideales. En la casa donde haya chicos pequeños reservarse algunos ya que son un vicio para los pequeños.

Pisa las bananas  hasta que queden como una cremita ( como se hace para los bb ) le ponemos el huevo, los chips, el coco, el azucar mascabo ( pá no sentir tanta culpa vió ) y  la avena con el bicarbonato, mezclar bien todo y a lo último el aceite.

En una fuente que previamente aceitaste y espolvoreaste con avena, vertes el contenido y listo! al horno por mas o menos aproximadamente 30′ , cada horno es un mundo.
Si queres, cinco minutos antes de sacarla, espolvoreale azücar y coco y queda mas gourmet, jajaja.

Te conte que es una receta sacada de internet? Pues si, no es mia pero vale la pena, yo se lo que les digo.

Aca van los ingredientes ( si queres usar harina podes pero no te queda tan crocante )

Necesitamos:
2 bananas – 1 huevo – 1/2 taza de coco rallado – 1 1/2 taza avena fina – 3/4 taza azúcar mascabo – 1/2 cucharadita de bicarbonato – 1/2 taza de chips de chocolate – 1/2 taza de aceite